Un legado que ilumina la paz | Economía | Portafolio

Un legado que ilumina la paz

Nuestra meta es llevar energía eléctrica a 66.000 familias más de todo el país antes de finalizar el 2018.

Presentan proyecto sobre mínimo vital de energía eléctrica

Un total de 220.000 hogares nuevos tendrán energía eléctrica al final de este Gobierno.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
agosto 10 de 2017 - 09:33 p.m.
2017-08-10

Durante los últimos 25 años, un atado de velas diario iluminaba la casa de Jhonny Tarazona a partir de las 6 p.m. en la vereda El Perico, en Ábrego, Norte de Santander.

(Lea: Postobón traza la vía de apoyo en el posconflicto

Algo parecido al día a día en la vivienda de José Guzmán y su esposa Luz Mary, en Colonia Nueva, Puerto Caicedo, Putumayo, donde desde siempre tomaron jugo hecho con fruta macerada a mano. En ese mismo municipio del Putumayo, Julio Osorio y su esposa Isabel debían levantarse todos los días a la 1 a.m. para poder preparar los pollos que venden en el casco urbano. Trabajaban con velas y mecheros de acpm.

(Lea: ‘Es el momento de dar el paso hacia la cooperación política’

Tres familias que hasta hace menos de un año pudieron contar por primera vez con energía eléctrica y que ya entran dentro del total de 220.000 hogares que la tendrán para cuando finalice el actual periodo presidencial el próximo año. Una nevera o una licuadora funcionando eran impensables para estos colombianos, al igual que un televisor o un computador encendidos.

(Lea: Gremios esperan que dividendo económico por la paz empiece a sentirse

En Nariño, donde la geografía amazónica y andina se juntan en las estribaciones de la cordillera Occidental, la energía llegó, por primera vez, a las áreas rurales de Samaniego y Policarpa, a finales de julio del mes pasado cuando 900 familias por fin se despidieron de las estufas de leña.

El acceso a estas veredas es tan difícil que se debieron diseñar postes de metal (los normales son de concreto) para facilitar el traslado por la alta montaña dado su menor peso y lograr acceder a estos poblados alejados de los centros urbanos del sur del país.

Esa es, de hecho, una de las razones por las cuales en este siglo aún quedan colombianos alumbrando sus noches con velas.

Solo en Nariño se alcanzaron 44.226 familias en los últimos 5 años y esperamos beneficiar a 8.005 más a 31 de diciembre de 2018.

Con la estrategia de llevar energía a cada rincón del país, que hemos dado a conocer como ‘PaZ a La Corriente’, le apostamos al mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos y a que no existan barreras para el desarrollo. Así nos lo recordó Yomara Mayo, docente en Las Mercedes, Chocó, para quien ya no hay limitante en el aprendizaje de sus alumnos porque “con energía e internet disponibles los niños ya se salieron del ámbito local”.

Una visión que comparte Claudia Hernández, maestra de Isla Fuerte, en el Golfo de Morrosquillo, a donde también llegamos en 2016 para apagar la pobreza con páneles solares y donde ahora se forman estudiantes con mejores herramientas para acceder al conocimiento.

Nuestra meta es llevar energía eléctrica a 66.000 familias más de todo el país antes de que finalice el 2018. En nuestro sector el legado de la paz tiene que ver con que la energía (además de los hidrocarburos y la minería) continúen aportando para que las condiciones de vida de todos los colombianos sean óptimas y dignas.

Con la energización de Zonas No Interconectadas (ZNI) de Colombia y la ampliación de la cobertura y la mejora en el servicio de energía eléctrica a usuarios de zonas rurales del Sistema Interconectado Nacional, al final del mandato estaremos en el 98 por ciento de la cobertura del servicio en el país.

La paz con equidad se consolida de día y de noche. De Yacopí, Cundinamarca, donde Rómulo Obando por fin pudo despertar a sus hijos a las 5 a.m. para ir al colegio ya no con una vela sino encendiendo un bombillo; pasando por la vereda Las Lisas, en Ocaña, Norte de Santander, en donde Luz Mayra Coronel pudo saber cómo es lavar la ropa en una lavadora; hasta la Institución Educativa Litoral Pacífico, en el Chocó, donde finalmente se pudo inaugurar la jornada nocturna.

En el sector minero energético tenemos claro que nuestro legado es el que ilumina la paz.

Germán Arce Zapata,
ministro de Minas y Energía.

Siga bajando para encontrar más contenido