Empresas deben protagonizar la formación de aprendices

La directora del Sena, hace un llamado para que los industriales del país cobren protagonismo en la preparación de los practicantes.

María Andrea Nieto, Directora del Sena.

María Andrea Nieto, Directora del Sena.

César Melgarejo/Portafolio

POR:
Portafolio
julio 16 de 2017 - 06:02 p.m.
2017-07-16

Es importante que los empresarios entiendan que la única forma de tener empleados que respondan a las necesidades de la industria es que les permitan terminar su formación en las compañías, pero no como auxiliares de fotocopias, sino como aprendices, y que las personas de industria sean conscientes de la importancia de vincularse más al proceso.

Esas son palabras de María Andrea Nieto, directora del Sena.

¿Cómo está el Sena hoy?

Bien. Tenemos 1,3 millones de jóvenes que se preparan en 530 carreras y de manera presencial en 117 centros de formación.

¿Cómo le va con sus jefes empresarios?

Hoy mi angustia es el contrato de aprendizaje. Los jóvenes son la base de la economía del país. Mire le cuento, en el 2010 la empleabilidad de los egresados del Sena era del 25 por ciento; en el 2014, del 50 por ciento; el año pasado cerró en 62 por ciento y al corte de hoy vamos en el 68 por ciento; nuestra meta es dejar la empleabilidad en 75 por ciento.

Esto nos muestra que la formación que estamos aplicando es pertinente y se conecta con las necesidades de los empresarios.

¿Están cambiando muy rápido las demandas de trabajo en el país?

El 65 por ciento de los niños que hoy están en primaria trabajarán cuando terminen sus estudios en cosas que hoy no existen.

Y un estudio de la Universidad de Oxford afirma que el 45 por ciento de los trabajos actuales serán sistematizados en el futuro.

Esto nos lleva a muchas reflexiones y en Colombia nos obliga a pensar que si somos un país de vocación agrícola, ¿para dónde vamos en esa materia? 

Hoy en el Sena formamos para la nueva economía, pero parece que, por momentos, a algunos empresarios se les olvida que son cofundadores y por tanto corresponsables de la formación de los muchachos que están aquí.

Siempre que me reúno con ellos les pregunto: ¿Sabe usted dónde están sus aprendices en este momento?, como el comercial de hace unos años de “¿sabe usted dónde están sus hijos en estos momentos?”.

Esto porque entre todos tenemos que rodear a esas personas que se están preparando para que la economía y el país crezcan y se fortalezca el tejido social, y empecemos a destruir esa formación de pobreza cuando los procesos de educación no son exitosos.

¿Cuál es la necesidad de puestos para que los jóvenes del Sena hagan sus prácticas?

Hoy son 600.000, pero yo no necesito que me los pongan al lado de una máquina a sacar fotocopias.

Aquí les damos los fundamentos de lo que será su profesión, luego van a las empresas a hacer sus prácticas y es importante que los pongan a producir, que los terminen de formar con la experiencia de hacer.

Si los mandamos a un restaurante, no me los pongan a lavar loza, pónganlos a cocinar, adóptenlos y enséñenles. Debo decir que hay empresarios que uno ve que les entregan todo a eso jóvenes.

¿Cuál es la meta puntual de este año?

Lograr formar entre 400.000 y 500.000 muchachos. A la fecha vamos en 250.000. El año pasado fueron 350.000 jóvenes y cumplimos la meta.

Para ello tenemos un equipo de personas que se ocupan de buscar todos los días empresarios que se unan a la tarea de recibir a nuestros estudiantes.

Pero hay una ley…

Sí. La norma dice que por cada 20 trabajadores debes tener un estudiante del Sena, pero la misma permite monetizar y muchas industrias optan por ese modelo. Ese dinero va a nuestro fondo Emprender y crea muchas empresas.

Nosotros trabajamos con filigrana y apasionamiento. Tenemos gente capacitada para cada tema y el equipo de gestores de contratación se la pasa todo el tiempo buscando cupos. Quiero hacerles un llamado a los empresarios para que comprendan que les corresponde contribuir en la formación de los estudiantes del Sena, porque la manera natural para que ellos completen las competencias que el país requiere es hacer prácticas en los mismos sitios de producción.

Debe ser un buen negocio monetizar en vez de tener los aprendices.

No. Una compañía con 500 empleados requiere de 25 practicantes del Sena, que al monetizarlos, le cuestan al año 221 millones de pesos, mientras que si los recibe le valen en total 182 millones de pesos. Ahí se ahorra un 21 por ciento de los recursos, y lo importante es formar.

¿Qué hacer?

Lo más importante de la función social es que la persona pueda realizar las prácticas en lo que estudio. Así que hoy lo que les pedimos a los empresarios que no están recibiendo a los aprendices es que nos los cedan.

Cuando una industria cede su aprendiz, yo lo reubico en otras compañías que cuentan con el espacio, pero que ya tienen el cupo completo o que son pequeñas, y sí quieren formar a los muchachos.

Y ¿cómo les va en el mundo laboral?

En el promedio general, el 57 por ciento se inserta relativamente fácil en el mercado. Y como todo, tenemos programas en los que casi que entran con contrato de trabajo. Pero hay otros que son complejos; en ese grupo, en la mayoría de los casos, les piden
experiencia y ¿cómo lograrla si no pueden hacer sus prácticas de aprendizaje?

Uno pensaría que cuando un empresario no quiere recibir aprendices es por algo…

En eso tiene razón. La responsabilidad es compartida. Por ello, iniciamos capacitaciones en competencias blandas y el objetivo es convertir la autogestión del ser humano, como una herramienta de competitividad, en una materia transversal a todas las carreras del Sena. Hemos detectado falencias en cumplimiento de horarios y en otras áreas de relacionamiento en las que estamos tomando correctivos.

Siga bajando para encontrar más contenido