Hernán Avendaño Cruz
columnista

Destrucción de empleos en EE. UU.

Los bloqueos al comercio internacional y una posible guerra comercial tendrían un impacto muy negativo en el empleo en ese país y el resto del mundo.

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
abril 20 de 2017
2017-04-20 08:31 p.m.
http://pre.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Hace algunos años, durante la negociación de los TLC, los críticos aseveraron que generarían desempleos al tornar deficitaria la balanza comercial. Fue necesario demostrarles que tanto las exportaciones como las importaciones crean empleos y crecimiento (Hernán Avendaño, ‘¿Por qué negociar acuerdos comerciales?’. Revista Civilizar de Empresa y Economía, 2011).

Curiosamente, los críticos criollos se deben sentir en su salsa con las posturas de Donald Trump, que satanizan las importaciones y les atribuyen la pérdida de empleos industriales. En How Imports Boost Employment, la conocida economista Anne Krueger demuestra la trivialidad de esas posiciones. Afirma que las importaciones generan empleos y que los intentos de reducirlas mediante la imposición de barreras repercutirán en la destrucción de puestos de trabajo en Estados Unidos.

Recuerda los diversos canales por los que las importaciones generan empleos, comenzando por los directamente vinculados a los operadores de los medios de transporte, los estibadores y los comercios que distribuyen los productos importados. Otro canal es el acceso a insumos baratos que permiten a las empresas competir tanto en el mercado local como en el extranjero; si no contaran con los insumos importados tendrían que cerrar, perdiendo empleos.

Adicionalmente, las exportaciones de EE. UU. son pagadas con las importaciones que hace este y otros países; en términos escuetos, la importancia de exportar consiste en la adquisición del medio de pago internacional para adquirir, mediante importaciones, lo que cada país necesita y no produce en cantidad, calidad y precio necesarios.

Krueger también destaca que las importaciones suelen generar empleos derivados. En el caso de Colombia, por ejemplo, a pesar de no producir computadores, son miles los empleos que nacen de las empresas que los utilizan y demandan servicios complementarios.

Todos estos argumentos le permiten a Krueger concluir que “las importaciones de bajo costo, en lugar de ‘destruir’ los empleos de los estadounidenses, realmente los sostienen”. Aun cuando no existe una medición oficial de los empleos vinculados a las importaciones en EE. UU., hay varios estudios que estiman su importancia.

Cabe destacar el análisis auspiciado por U.S. Chamber of Commerce, National Retail Federation, Consumer Electronics Association y American Apparel and Footwear Association en 2013 (Laura Baughman y Joseph Francois ‘Imports Work for America’). Ahí se concluye que las importaciones soportan 16 millones de empleos; “un gran número de ellos son de empleados sindicalizados, ocupados por minorías y mujeres, y están ubicados en todo Estados Unidos”.

Un documento de investigadores de Heritage Foundation estima que más de medio millón de empleos tienen soporte en las importaciones de ropa y juguetes provenientes de China (D. Scissors, T. Millerand y C. Espinoza ‘Trade Freedom: How Imports Support U.S. Jobs’). De igual forma, las exportaciones generan empleos. Las estadísticas oficiales de EE. UU. muestran que de ellas dependen más de 11,5 millones de empleos, de los cuales el 18 por ciento está asociado a las exportaciones a China y México, los dos países que Trump tiene en la mira para imponerles sanciones comerciales.

Esto demuestra que los bloqueos al comercio internacional y una posible guerra comercial tendrían un impacto muy negativo en el empleo de EE. UU. y del resto del mundo. ¿Ese será el camino que insisten en proponer a Colombia los críticos de los TLC?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado